Las aerolíneas suman ideas para facturar extra

337
Foto: Enos Moura Fiho

¿Cobrar por enviar equipaje o comer a bordo? Es solo el comienzo.

Ahora que las aerolíneas han advertido cuanto más dinero pueden ganar vendiendo otras cosas aparte de un asiento en sus aviones, están desarrollando todo tipo de ideas para producir ingresos, incluyendo la venta de seguros por la interrupción de vuelos y producir mercadería con sus logos. Desde la visión de las aerolíneas, estos ingresos se han vuelto críticos para su supervivencia, manteniendo sus cuentas fuera del rojo aún cuando aumente el combustible. En 2011 esos ingresos se elevaron a US$ 32.500 millones en todo el mundo, un 43,8%más que los US$ 22.600 millones estimados un año antes, según el Estimado Mundial de Amadeus de Ingresos Secundarios.

“Las aerolíneas deben aprender de Amazon y transformarse de compañías aéreas en minoristas online “, dijo Raphael Bejar, especialista en ingresos en Airsavings, firma con sede en Francia, que trabaja con aerolíneas para reducir costos .

“Si siguen pensando a la antigua morirán”. Por lo que Air New Zealand, en lo que los especialistas del sector dicen que es el primer caso entre las aerolíneas, se ha aventurado en la banca. Está convirtiendo a los miembros de su club de pasajeros frecuentes en clientes de servicios financieros, dándoles su tarjeta OneSmart. La tarjeta de débito guarda efectivo junto con millas de viajes y moneda extranjera.

“Nos da la oportunidad de crear un canal de ingresos mayor, la capacidad de ganar dinero con el cambio de moneda extranjera” dijo Simon Pomeroy, director de lealtad de Air New Zealand. La aerolínea también cobra un pequeño porcentaje cada vez que se usa la tarjeta para compras y un arancel mensual si la tarjeta es activada pero no se usa. En el primer mes después de la introducción de la tarjeta OneSmart en diciembre, 100.000 personas optaron por activarla, un comienzo prometedor, dijo Ben Wollsey, director de marketing de creditcards.com. Continental Airlines, que se fusionó con United Airlines en 2011, hace un año comenzó a vender opciones sobre precios de pasajes.

El programa FareLock permite a los viajeros potenciales congelar el precio de un pasaje hasta siete días pagando un pequeño arancel que la aerolínea se queda haga no el cliente la compra finalmente. “Es un valor para la gente similar a una opción accionaria” dijo Jeff Smisek, el presidente y CEO de United Continental Holdings.

Ofertas varias

En Canadá donde el clima puede hacer impredecibles los vuelos, Air Canadá vende a los clientes la promesa de que se los atenderá si su vuelo se interrumpe, aunque no sea por culpa de la aerolínea. Por US$ 25 por tramo en viajes cortos y US$ 35 en viajes que superen las 1000 millas, el programa On My Way coloca a los pasajeros en otro vuelo -incluso de otra aerolínea-, les provee transporte terrestre o los ubica en un hotel.

Debido a que el seguro por interrupción de viajes no se vende a través de agentes de viajes, es también una manera de atraer a los pasajeros al sitio de la aerolínea en la red. Con esto, compañías como Ryanair, de Irlanda, muestran cuanto más dinero se puede ganar controlando al viajero desde el comienzo. Su sitio en la Web está poblado de avisos de paquetes vacacionales, alquiler de autos y reservas de hotel e incluso estacionamiento en aeropuertos. Los pasajeros no son el único blanco. Lufthansa vende su logo a fabricantes de camperas de cuero, equipaje y medias elásticas.

Otras aerolíneas venden avisos comerciales que se reproducen en pantallas en el respaldo de los asientos o cobran a fabricantes de productos en kits de amenities . Se trate de colocar el nombre al nivel de los ojos de los pasajeros o convertir una cuenta de viajero frecuente en una herramienta de banca, el camino de la industria aeronáutica en busca de rentabilidad está lejos de haber concluido dijo Smisek, de United Continental Holdings. “Tenemos muchos productos en ciernes”, dijo.

Autor: Christien Negronithe New York Times. Traducción de Gabriel Zadunaisky

Fuente: www.lanacion.com.ar